La Política y la Acción

/
/
La Política y la Acción

Vuelvo a intentar escribir este artículo cada vez que observo las consecuencias de las acciones de unos pocos que afectan a unos muchos… Espero hoy pueda colocarle un Fin.


 

Stephen Robbin y Timothy Judge, autores del libro “Comportamiento Organizacional” han sabido definir en tres palabras el significado de Política como el “poder en acción”.

¿Quiénes ponen el poder en acción? Todos. Desde las lágrimas de un niño hasta el ladrido de un perro… Pasando, por el poder de las organizaciones, los políticos, usted, yo, los medios de comunicación y el semáforo de la esquina… Todos hacemos política.

El poder en acción suele tener distintas consecuencias (positivas o negativas) de acuerdo al dueño del mismo y a la dirección con la cual lo ejecute. Entonces, hablar de Política es hablar de poder y es pensar en consecuencias; para algunos positivas y para otras negativas, dado que difícilmente podamos contener al Todo… Silvio Rodríguez lo supo comprender al escribir “… los nuestros de mí felicidad…” (Pequeña serenata diurna).

Orientando este concepto hacia el análisis del “Poder Político” podemos ver, independientemente de banderas, cómo lo colocan en acción; lo que puede hacerse en representación del que lo ha instalado en el lugar que ocupa, en beneficio de algunos o en el propio. Situación que no necesariamente es permanente, dado que (“irónicamente”) las posiciones de poder suelen ocasionar olvido, ceguera y sordera, de corto plazo, hacia el Pueblo.

Encontrarse en una situación de poder, en donde las acciones se traducen en consecuencias que llegan más allá del alcance de nuestras manos, es un lugar de alta responsabilidad e implacable compromiso.

En algunos países, como la Argentina, el Poder Político es sumamente amplio dado que dirige la economía… Economía que no es un concepto, ni números y estadísticas, sino la vida y sueño de muchas personas, que a veces vemos de frente y otras de espalda, o entre un “hola” y un “adiós”.

El Poder Político no solo debe ser analizado por sus consecuencias, sino también desde el espacio físico; las bancas para el congreso, para una intendencia y demás representaciones, son limitadas; y el que se sienta en ese lugar decide, elije, mata y da vida.

De igual manera, esta situación de poder no es permanente en los sistemas democráticos, lo que nos recuerda que la Política (el poder en acción) es permanente en el Pueblo y temporal en sus representantes… Es como un juego de figuritas, si no nos gusta o la tenemos repetida, la cambiamos… Lo cual parece sencillo y no lo es, pero no por los representantes, sino por el Pueblo (nosotros), que no siempre nos comprometemos en nuestro instante de poder directo…  el Voto.

En fin… en pocas palabras, “Todo es Política”, todos somos política… El llanto del niño para que le compartamos un dulce o el ladrido de un perro para cuidar de su dueño. El tema es la consecuencia y su amplitud, puede ser solo un dulce o una mordida… Pero otras veces, significa el fin de un sueño, de un sector económico, o años… Y en estas ocasiones, en donde la Política se va por la opción C, no solo nos debe quedar el consuelo de pensar “… que los que nadan pa dentro se ahogan solito en la vida…” (Volver en vino); sino que debemos aceptar que somos participes activos y como tales podemos patear el tablero y empezar de nuevo.

El “poder en acción” no es un inocente juego, hay ganadores y perdedores… Es quien manipula las cartas, el que decide de cuál de los dos habrá más.

 

Lic. Julián Candermo

 

 Gracias “Políticos” Argentinos del oficialismo, de la oposición y del Ni (bandera de unos cuantos) por ser una fuente continua de inspiración.

Share this post

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No hay productos en el carrito.

Abrir chat